Los disciplinantes en Europa




Durante el siglo XIII surgen numerosos grupos de flagelantes que organizan procesiones en las que entonan cánticos penitenciales y se disciplinan públicamente. San Antonio de Padua, franciscano, (1195-1231), reunió ya junto a sí grupos de esa naturaleza.La práctica de la disciplina se hace popular y comienzan a surgir las primeras "asociaciones o cofradías de flagelantes".
Una de las obras más importantes que han llegado hasta nuestros días y que ponen en manifiesto el uso y la uniformidad de los disciplinantes es el fresco de 1485 de la Iglesia de los Disciplinantes en Clusone, provincia de Bérgamo, Italia.
Como dato curioso de este fresco es que podemos observar la uniformidad en el hábito de estos disciplinantes, túnica y cíngulo del mismo color y tejido, además del antifaz que ya termina en babero con escudo rojo de la cruz que ocupa todo el largo del mismo.
Este fresco es un valioso testimonio sobre el origen de las túnicas en las compañias de disciplinantes, en las medievales hermandades de Semana Santa o de Pasión y en nuestras actuales Hermandades y Cofradías.
O.L.O.